¿ACABAR CON LAS VACAS SAGRADAS?

Cecilia López Montaño
Washington D.C., Marzo 18 de 2013

 

Este título no se desprende de uno similar en Semana sino del aparecido en la última edición de The Economist: "No más Vacas Sagradas".  Hace mucho tiempo se requiere en Colombia una buena reflexión sobre esta categoría de ciudadanos que por lo visto también se da en otros lares, por ejemplo en México a cuya situación se refería la revista inglesa y también la colombiana. Por Vaca Sagrada se entiende aquel personaje que sin duda, por sus logros llega a ocupar una posición privilegiada en su respectiva sociedad. Pero una vez que alcanza esa categoría se vuelve "intocable" sinónimo de "Vaca Sagrada". Nada de lo que haga una vez consagrado como tal, todo lo que quiera le será permitido, sus críticos serán ignorados o castigados con la indiferencia o simplemente catalogados como envidiosos.

Cuando lo que los clasifica como tales es el dinero, generalmente lo han obtenido con cercanías al poder que les permiten gozar de información privilegiada, o mantener monopolios sobre sectores económicos claves, como la banca, las comunicaciones, los medios, televisión, prensa etc... Son los ejemplos de que aun en países en desarrollo estos personajes son superiores y por consiguiente incuestionables. Sus fortunas tienen el atrevimiento de aparecer entre las mayores del mundo, superiores incluso a los ricos de los países ricos.

En este grupo de Vacas Sagradas lo primero realmente divertido es que en el caso de América Latina, todas son hombres y no existe una sola mujer que clasifique entre las tres de México, Slim, Salinas y Azcárraga ni entre las cinco de Colombia, Sarmiento, Santo Domingo, Ardila Lula y Gilinski. Pero resulta que lo impredecible sucedió: el nuevo presidente de México, Enrique Peña Nieto, del corazón del PRI, el legendario partido que siempre ha estado con los poderosos, celebró sus 100 días y presentó una reforma constitucional que acaba con los monopolios en las telecomunicaciones en ese país. Se busca de esta manera algo impensable en México, tocar de frente a las tres Vacas Sagradas, que además de sus numerosas empresas dominan las telecomunicaciones mexicanas.

No son palabras menores. The Economist plantea que el Ministro de Finanzas de México ha dicho que introducir competencia en este sector, sobre todo quitarle los privilegios a Slim, puede aumentar el crecimiento económico de México en un punto porcentual por año. Pero más interesante aún, es que se propone la creación de un instituto autónomo de comunicaciones "con el poder de imponer penalidades a la firma que controle más de la mitad de sus respectivos mercados o aún fraccionarlos." Ya se sintió el primer golpe de estos anuncios y otros similares: las acciones de América Móvil cayeron 9% tres días después de conocerse estos anuncios.

Colombia es experta en copiar lo malo, ¿será que ahora se atreva a tocar a nuestras "Vacas Sagradas", dueñas de la Prensa, de la televisión, de gran parte de la banca, del sector Financiero y de muchas cosas más? A diferencia de Colombia, México tienen una gran número de periódicos de todas las tendencias habidas y por haber y a raíz de estas decisiones presidenciales, habrá nuevos canales de televisión. Competencia es la palabra que ha puesto de moda Peña Nieto, algo que nadie le creyó cuando anunció reformas profundas, entre otras porque tanto él en su campaña como su esposa, reconocida artista de televisión, le deben mucho a las "Vacas Sagradas". ¿Se cumplirá en México aquel dicho que afirma que no hay nada que más apriete que la cuña del propio palo? ¿Habrá alguien que se atreva en Colombia a enfrentarse a nuestras "Vacas Sagradas"? Tiene más posibilidad de hacerlo una mujer en el poder que otro hombre por aquello de la solidaridad de género que ellos los ejercen tan bien. 

 


Cecilia López Montaño © 1999 - 2013 - Derechos Reservados

WEB
Marzo de 2013

 
Por Los Hijos de Los Hijos, ¡Amén!
¿En Que Nos Equivocamos?
¿Acabar Con Las Vacas Sagradas?
De La Alcoba a La Cocina
 
 
Twitter