BICENTENARIO SÍ, PERO PAZ NO

Cecilia López Montaño
Bogotá, Abril 15 de 2013

 

Definitivamente, a las autoridades barranquilleras y del Atlántico no las entiende nadie. Pero tampoco se entiende al pueblo de esta región. Quedaron literalmente como "un cuero" cuando desplegaron todo un gran esfuerzo para vender el bicentenario de Barranquilla, pero a los 8 días exactos, no se movieron para responderle al presidente Santos en su petición de apoyo a la paz. O sea… ¿Bicentenario sí pero Paz no? No se trataba de que todo el mundo marchara porque aun en Bogotá, donde se vivió una gran movilización de tipo nacional, el presidente Uribe y otros sectores menos agresivos, tampoco salieron. Es una vergüenza que el gobernador del Atlántico y la Alcaldesa, después de haber recibido todo el apoyo presidencial y del gobierno para sus festividades, no hubieran movido un dedo para mostrar su interés y apoyar a sectores que no creen en la guerra y que sí querían salir a expresar su apoyo a la paz. El Presidente Santos no debe estar nada contento con ustedes. Eso se los aseguro. Y después se quejan del centralismo.

Esta situación de desidia frente a un tema tan importante, que además, después de la marcha logró un altísimo nivel de apoyo de la ciudadanía aun en Barranquilla, puede tener interpretaciones perversas. ¿Será que los enemigos de la negociación se concentraron en esta parte del país? ¿Será que allí manda el ex Presidente Uribe? ¿Será que en esta parte de la Región Caribe hay más ganaderos de los que creíamos? ¿Será que en este departamento y en ésta ahora promisoria ciudad de Barranquilla, creen que salen adelante sin contribuir a apoyar el proceso de paz? ¿Será que nadie quiere hacer concesiones porque no les ha ido tan mal en medio de esta confrontación? Por el contrario ¿Las negociaciones de paz implicarían pérdidas de tierras, por ejemplo?

Probablemente ninguna de estas razones son válidas y lo que sucede es más sencillo: simplemente en Barranquilla hay una gran desidia. Los temas nacionales no les importan, sobre todo a esa población urbana que se siente tan moderna. Y como las víctimas del conflicto armado son generalmente rurales y además pobres, en este departamento tan urbano y con esta sociedad clasista solo les interesa lo que los toca directamente, especialmente a su dirigencia. Con mucha pena, ese pensar es provincianismo en su más clara definición. La preocupación surge también porque no es la primera vez que se nota el poco compromiso de sectores de la Región Caribe con el proceso de paz.

Y con respecto al Bicentenario, tan lleno de estrellas, ha salido a relucir en las redes sociales su carácter elitista por boletas repartidas de manera poco democrática que dejó al pueblo barranquillero por fuera de varios espectáculos. Por favor, si de verdad quieren que la creciente clase media, que anuncian con euforia dirigentes locales, se sienta bien, dejen de ser excluyentes.

No Como es una posición personal y por eso recomiendo la columna de Cesar Rodriguez en El Espectador, "Barranquilla, Blanco Porcelana" que se refiere a la discriminación racial en esta ciudad, interpretada por Margarita Ariza a la que, después de su exposición y de la columna de César, deben haber crucificado bsectores sociales de Barranquilla.

Todo lo positivo que se espera en la ciudad se irá al traste, si no se toma en cuenta a la gente, esa que ha vivido con el estigma de no ser de la "sociedad", de no ser blanco porcelana... Y adiós ilusiones.

 


Cecilia López Montaño © 1999 - 2013 - Derechos Reservados

WEB
Abril de 2013

 
México Le Da Lecciones A Colombia
Bicentenario Sí, Pero Paz No
Los Pobres Pagan Alto Precio En...
Al Que Le Caiga El Guante, Que ...
 
 
 
Twitter