HUILA: POBREZA Y CONCENTRACIÓN
DE INGRESOS

Cecilia López Montaño
Cartagena, Enero 7 de 2013

 

Ahora que se celebra con gran euforia el descenso de la pobreza está en Colombia, es bueno entender variaos elementos adicionales. Primero, como le va en este proceso a los distintos departamentos y regiones del país. Segundo, que relación existe entre la disminución de la proporción de personas bajo la línea de pobreza y la concentración de los ingresos en general, y en particular, para cada una de las zonas del país. Con respecto al primer punto, este departamento figura entre los diez más pobres del país, lista que encabeza el Cauca y Chocó seguida de cuatro departamentos de la Región Caribe, la Guajira, Córdoba, Magdalena y Sucre, y después de Nariño, el Huila se encuentra en el octavo puesto en la clasificación de mayor a menor pobreza. Cerca de la mitad de su población sigue en esta situación de marginalidad aunque su tendencia es descendente, pero lentamente. Está muy lejos aún del promedio nacional que se ubica en el 34,1% y a años luz de Bogotá, con solo el 13,1% de población pobre.

Al departamento le va peor en pobreza extrema, aquella que representa realmente niveles de indigencia: ocupa el sexto lugar entre aquellos con mayores índices no obstante haber mejorado más en la reducción de este problema que en el de pobreza. Sería interesante conocer las estrategias dirigidas a estos sectores de la población y su diferencia con las políticas aplicadas a la población pobre, en general. Mientras el promedio nacional de pobreza extrema es del 10,6%, el del Huila es cercano al 17%. Queda aun mucho por hacer.

Pero en lo que está relativamente peor este departamento es en la distribución de los beneficios del desarrollo. Su Gini, que mide el nivel de concentración de ingresos cuando 1 es concentración total y cero distribución total, el departamento del Huila ocupa la cuarta posición entre los departamentos con mayores índices de concentración, después de Chocó, la Guajira y Córdoba. No solo su crecimiento beneficia a unos pocos sino que casi nada mejora su distribución entre el 2010 y el 2011. Pero lo interesante es que esta situación de poco avance en la participación de los beneficios del crecimiento es característica de todo el país. Es decir, cuando la economía crece, los pobres reciben algo pero los ricos reciben más. Y este patrón es el del modelo de desarrollo colombiano. Por ello si no se dan cambios drásticos en la distribución de la propiedad, en un sistema impositivo más progresivo, en donde a los pobres se les de más que limosnas oportunidades reales para una vida mejor de manera sostenible, lejos de crear el país ideal, solidario y equitativo, se está cocinando una bomba de tiempo.

Por ello lo que es increíble es que así como hay diferencias inmensas en pobreza por departamento no existen las mismas en distribución de ingresos. Todos los departamentos de Colombia tienen altísimos índices de GINI y estos no parecen cambiar con el tiempo. A nivel nacional el coeficiente de GINI fue de 0,548 en el 2011 y el del Huila estuvo más cerca del 0,55.

Es fundamental entonces que se comprenda que no basta con reducir pobreza, lo cual ya es un logro en un país lleno de pobres como Colombia. Es fundamental entender que mientras tengamos uno de los peores niveles de concentración de la tierra, del poder económico y político, no se puede hablar de grande avances en la equidad, en la justicia social. Así que a bajarle a la euforia y empezar a pensar en serio en ese nuevo modelo de desarrollo que el país necesita. Los individuos privilegiados de este país a nivel nacional y local, tienen la palabra.

 


Cecilia López Montaño © 1999 - 2013 - Derechos Reservados

WEB
1er. Trimestre de 2013

 
Huila: Pobreza y Concentración de...
Los Ni Ni: Una Juventud Angustiada
¿Que Será Lo Que Le Sirve a Los ...?
Los Costos De La Reelección
La Paz, La Gran Apuesta De Todos
Mujeres: Se Trata de Autonomía y...
Cambiemos El Panorama Político
Le Colapsó el Modelo al Presidente
La Mirada Gringa sobre A.L: !Que...
 
 
Twitter