NO HAY PLATA PARA APOYAR DOCTORADOS

Cecilia López Montaño
Bogotá, Abril 29 de 2013

 

Este Gobierno pasará a la historia por haber iniciado las conversaciones de paz, sin duda, pero también por sus profundas contradicciones. Se suponía que por fin Colombia invertiría en ciencia y tecnología de una manera seria, permanente y con suficientes recursos. El gran atraso del país en productividad parecía que había encontrado por fin un camino positivo porque 10% de la regalías se dedicaría precisamente a este campo tan rezagado hasta ahora. Las regalías están llegando a unos niveles muy superiores a los presupuestados por lo menos en el 2012 y 2013. Para muchos analistas el problema del Gobierno es lograr ejecutar 9 billones del año anterior más 12 billones del 2013. El paraíso para todos aquellos que han visto pasar los años sin que se cumpliera la promesa de trabajar en un área fundamental para el desarrollo del país.

La discusión se ha dado sobre cuál es la mejor forma de gastar ese 10% de las regalías en un tema con tan poca institucionalidad y con tan poca experiencia en el país. Para muchos es un gran error distribuirlo milimétricamente a cada departamento por su incapacidad para aprovechar estos montos de recursos dada su poca experiencia en este campo. La carencia de grandes proyectos de todas maneras ya se vislumbraba como una barrera para tener éxito. Al darle una mirada al Estado era obvio que Colciencias es la institución que podría liderar un mejor uso de estos recursos. No es la única sin duda pero desde el Gobierno es la entidad obvia.

Como no se trata solo de proyectos de investigación sino también de formación de recursos humanos, era de esperarse que una de las áreas que recibirían mayor apoyo fuera la de doctorados, muchos de ellos en el exterior. Ya en Colombia existen algunos pero probablemente no todos los necesarios si en realidad se trata de darle el impulso necesario al desarrollo tecnológico, a la innovación en muchas temas. Pero contrario a lo esperado, y ahí nace la contradicción difícil de explicar, precisamente en este año donde abundan los recursos públicos, precisamente sin ejecutar, la lista de convocatorias de Colciencias no incluyó becas para estos estudios en el exterior. Lo más grave de esta decisión es que le corta las posibilidades de estudiantes que ya están en la mitad de estos estudios y que se verán obligados a regresar en medio de la profunda frustración de no haber podido culminar sus estudios.

Ya empiezan a aparecer en la prensa las tristes historias de gente joven que con grandes sacrificios y ya admitidos en universidades de gran prestigio, ven sus sueños frustrados por estas decisiones absurdas. Sin recursos humanos no hay posibilidades de que Colombia se ponga al día en un tema crucial para su posibilidad de competir y de vivir en un mundo globalizado.

Colciencias siempre ha sido una especie de cenicienta del gobierno nacional pero ahora no hay disculpa posible. Se requiere      que el Gobierno nacional le de una explicación al país mientras resuelve este lío y por lo menos financien a los que están en la mitad de su doctorado. El gobierno debe darles una respuesta sensata a los candidatos a irse porque no será el sector privado el que les va a solucionar su situación. Ni Colfuturo ni la Fullbright sustituyen la labor del Gobierno Nacional a través de Colciencias. Y así esperan que el grave problema de la poca productividad colombiana se resuelva. Como de costumbre el país va en contravía de lo que muchos de nuestros vecinos están haciendo.

 


Cecilia López Montaño © 1999 - 2013 - Derechos Reservados

WEB
2o. Trimestre de 2013

 
Lagos: Voz Autorizada de A. Latina
Empieza El Derrumbe de Intocables
Paz: Frialdad de Partidos Políticos
Que Se Acabe La Reelección ...
No Hay Plata para Apoyar ...
Los Líderes Deben Ser Auténticos
Entre El Debate y El Insulto
 
 
Twitter