OTRO FALSO POSITIVO

Cecilia López Montaño
Bogotá, Enero 23 de 2009

 

Después de la evidente presión por parte de la oposición y de analistas económicos sobre la necesidad de una estrategia gubernamental para enfrentar los efectos de la recesión mundial y sus devastadores efectos sobre el empleo, el Gobierno salió a anunciar un plan de choque que contempla inversiones por 55 billones de pesos en 2009. Según el informe, esas inversiones se concentrarían en sectores como minería –que con angustia ve caer en picada los precios de los minerales en los mercados internacionales-, energía, vivienda, agua, transporte y telecomunicaciones. El 63% de dichas inversiones tendrían financiación privada y el 37% restante, provendría de recursos públicos de los cuales, Ecopetrol desembolsaría al menos la tercera parte. Al hacer el anuncio con bombos y platillos, la directora de Planeación afirmó que de esta manera, “se logrará un mayor dinamismo de la economía y la creación y protección de fuentes de empleo en la difícil coyuntura actual”.

Pero poco duró el entusiasmo porque rápidamente se hizo evidente que el anuncio era más una reacción emotiva del Gobierno frente a los cuestionamientos de distintas fuentes, que el resultado de un análisis serio para producir una estrategia realista. De nuevo y de manera irresponsable, se improvisa sobre un tema delicado bajo el supuesto de que el país traga entero. Si el objetivo del plan era enfrentar las dificultades previsibles en el mercado laboral, la primera sorpresa es la ausencia de estimativos sobre el empleo que se generaría. No hay una sola línea sobre la creación de puestos de trabajo y esto, corrobora la tesis que tanto ha molestado al Gobierno: no les preocupa realmente el empleo. En segundo lugar, ya muchos analistas serios han mostrado su preocupación por dos anuncios que se contradicen en una misma semana y que demuestran la debilidad del “famoso plan de choque”: Min Hacienda anuncia un faltante en las cuentas del gobierno de 5.5 billones de pesos y acepta que la economía colombiana no está blindada frente a la crisis mundial como lo había reiterado anteriormente. O sea, no hay plata. Esto aumentará el ya existente déficit fiscal y elevará la deuda.

A los pocos días, la directora de Planeación hace el famoso anuncio del paquete de obras de 55 billones de pesos para este año. O sea, aparecieron no solo un montón de recursos sino que el Ministro de Transporte, el menos eficiente, por obra de magia se convirtió en el gran ejecutor.  Se confirma entonces la gran preocupación de muchos: Hay no solo un equipo económico débil sino también incoherente. Pero hay más: no solo no hay nada nuevo en este plan sino que se toman proyectos elaborados hace 18 meses en el Plan de Desarrollo, cuando se creía que la economía crecería al 5% y no al 2% y cuando, no se preveía una crisis internacional caracterizada por una carencia de liquidez, escasez de crédito y altos costos del mismo. Sin embargo, no debe sorprender la euforia del sector de infraestructura que sabe perfectamente que en el plan hay mucha carreta pero que por primera vez, está en la agenda gubernamental. La verdad es que de Choque nada… Pero, algunas obras podrían realizarse en gran parte por un sector privado que está ávido de oportunidades. 

Vale la pena recordar lo que la vapuleada oposición reclamaba hace más de tres años y que el Gobierno despreció porque para ellos el que no es áulico, no existe y debe descalificarse. Qué oportuno habría sido haber atendido los llamados de la oposición, cuando al iniciarse la negociación del TLC con los Estados Unidos, le pidió al Gobierno Uribe trabajar en una agenda interna para no exponer a los productores nacionales a competir en desventaja ante la falta de infraestructura adecuada. Cuánto tiempo se habría ganado y cuántos recursos se habrían obtenido cuando en ese momento, las ofertas de crédito internacional no solo eran abundantes sino en condiciones totalmente diferentes a las actuales.

Para usar un doloroso término de moda, parecería que el país se puede enfrentar a un nuevo falso positivo generado por el Gobierno, con graves consecuencias para la población y para el futuro del país.

 


Cecilia López Montaño © 1999 - 2013 - Derechos Reservados

WEB
Enero del 2009

 

¿Y Entonces, Cuál Es La Alternativa?

¿Por Qué El Desempleo No Importa?
¿Qué Pasa con Naciones Unidas?
Otro Falso Positivo

El Costo Del Silencio

 
Twitter