MI VISIÓN SOBRE COLOMBIA

 

Colombia necesita una nueva visión sobre su futuro que le permita ver con claridad las razones estructurales de su situación actual y que le deje saber que el conjunto de circunstancias negativas a las cuales está sometido el país no es un problema instrumental.

La mayoría de los problemas requiere soluciones políticas y por ejemplo, una mejor estrategia económica abordará sólo una parte de las causas de la pérdida de norte del país. Más aún, si no se mira el problema de la economía estancada o en recesión de hoy como parte de una situación histórica, sólo se obtendrán remedios temporales. La fijación en la coyuntura y el pesimismo de la sociedad colombiana son dos escollos graves en la búsqueda de una verdadera salida para el país.

El futuro para que sea "sostenible" tiene que construirse con las lecciones del pasado y no existe ninguna circunstancia más favorable a este propósito que la crisis actual. Por fin, la dirigencia colombiana y en particular las élites han empezado a sentir como una realidad las penurias de esa otra Colombia para la cual la pobreza, la violencia, la discriminación, es decir la exclusión económica, política y social, han sido las constantes en su vida. Ya no son inexistentes, pero para gran parte de ese país privilegiado, siguen siendo lejanas.

El país debe reconstruirse. Objetivamente en Colombia, pocas cosas siguen su cauce normal y la mayoría se ha desbordado. Sin embargo, es posible aún volver las aguas a su curso normal y para ello necesitamos que la inteligencia, la solidaridad, el compromiso, el deseo de superación como Nación, sean las bases firmes de un nuevo país. Con este objetivo, propongo que salgamos del letargo en que nos encontramos abriendo una amplia discusión a través de esta página, con pasión pero sin odios.

Invito a todas aquellas colombianas y colombianos interesados en el bien de nuestro país, favorables o desfavorables; con su posición política, sin distingo de ideología; con sus argumentos propios, con sus opiniones ilustradas o emocionales; en fin, con todo tipo de ideas para que en forma conjunta construyamos el debate que el país demanda.

Me comprometo personalmente a trabajar a fondo por este ideal.

Colombia necesita una nueva visión sobre su futuro que le permita ver con claridad las razones estructurales de su situación actual y que le deje saber que el conjunto de circunstancias negativas a las cuales está sometido el país no es un problema instrumental.

La mayoría de los problemas requiere soluciones políticas y por ejemplo, una mejor estrategia económica abordará sólo una parte de las causas de la pérdida de norte del país. Más aún, si no se mira el problema de la economía estancada o en recesión de hoy como parte de una situación histórica, sólo se obtendrán remedios temporales. La fijación en la coyuntura y el pesimismo de la sociedad colombiana son dos escollos graves en la búsqueda de una verdadera salida para el país.

El futuro para que sea "sostenible" tiene que construirse con las lecciones del pasado y no existe ninguna circunstancia más favorable a este propósito que la crisis actual. Por fin, la dirigencia colombiana y en particular las élites han empezado a sentir como una realidad las penurias de esa otra Colombia para la cual la pobreza, la violencia, la discriminación, es decir la exclusión económica, política y social, han sido las constantes en su vida. Ya no son inexistentes, pero para gran parte de ese país privilegiado, siguen siendo lejanas.

El país debe reconstruirse. Objetivamente en Colombia, pocas cosas siguen su cauce normal y la mayoría se ha desbordado. Sin embargo, es posible aún volver las aguas a su curso normal y para ello necesitamos que la inteligencia, la solidaridad, el compromiso, el deseo de superación como Nación, sean las bases firmes de un nuevo país. Con este objetivo, propongo que salgamos del letargo en que nos encontramos abriendo una amplia discusión a través de esta página, con pasión pero sin odios.

Invito a todas aquellas colombianas y colombianos interesados en el bien de nuestro país, favorables o desfavorables; con su posición política, sin distingo de ideología; con sus argumentos propios, con sus opiniones ilustradas o emocionales; en fin, con todo tipo de ideas para que en forma conjunta construyamos el debate que el país demanda.

Me comprometo personalmente a trabajar a fondo por este ideal.

 


Cecilia López Montaño © 1999 - 2013 - Derechos Reservados

 
Mi Visión
Mi Ideología
Nueva Página
 
 
Twitter